martes, 3 de enero de 2012

El pulpito en el púlpito




Lúbrico cefalópodo subacuático de mágicos tentáculos, estático en tu prístino líquido, infúndeme ánimo, regálame tu hálito balsámico, hazlo rápido.

Escúchame, cefalópodo atávico, demándote dádivas.

Aléjame de pérfidos maníacos, destiérralos al féretro.

Guárdame incólume de máculas e insípidas ínfulas.

Conviérteme en simpático párvulo.

Súbete al púlpito, escúchanos.

6 comentarios:

Aídious dijo...

tetacefalópodo con tenta culos! aah!

Kriskros dijo...

Me llega el ojete hasta el techo...

Hombre Malo dijo...

Aida:
No hay que tenerle miedo, el Tetalópodo es un dios primigenio benefactor y lujurioso. Es buena gente.

Kriskros:
¿Como debo imaginarlo? ¿Con el culo pegado al techo? ¿Con un enorme trasero vertical cuyo orificio de salida da al techo? ¿Viviendo en una casa minúscula por la que tiene que moverse reptando cual culebrilla? ¿Nosequé?

Vampira dijo...

Ha sido un poco profética su entrada y los reyes me han traído un pulpo señor Malo :O... el mío no tiene un pezón en la cabeza pero tiene múltiples paticas de donde salen conectores USB la mar de prácticos nunca mejor dicho...

Saluditos y feliz año

Hombre Malo dijo...

Debe ser un curioso artilugio, señorita Vampira. Cuídelo como si fuera una deidad lovecraftiana.

No soy muy de felicitar el año nuevo, pero ea, feliz nosequé.

Vampira dijo...

Bueno, entonces se agradece más... ya se lo enseñaré... el pulpo-conecteitor digo... por cierto, sabe qué pasó con el blog de Aídious? lo borró?...