viernes, 2 de diciembre de 2011

Morir con las botas puestas o vivir en pantuflas y pijama



Una vez oí esta frase en una película: "Hacer cosas está sobrevalorado, Hitler hizo muchas cosas y todo el mundo hubiera preferido que se hubiera quedado en su casa".

Hacer cosas cansa, requiere una preparación para no hacer las cosas a lo loco, requiere la voluntad, el esfuerzo, y la aceptación de la posible frustración. Asumir el fracaso es un acto más valiente que asumir la victoria, cualquiera puede asumir la victoria, basta dejarse loar y hacerse fotos haciendo la uve con los dedos índice y corazón.

Pero no hacer cosas también cansa, y mucho. Delegar la solución de los problemas a un ente superior, incorpóreo y atávico conlleva el abandono de la propia mismidad, la dilución homeopática del propio ente en inmensos manantiales de autoindulgencia, en un ejercicio de estoicismo extremo que ni los filósofos griegos más punkis, oiga.

Por eso, ante la disyuntiva de morir con las botas puestas o vivir en pantuflas y pijama, como no todo es blanco o negro (también hay gris marengo y rojo marrasquino), decidí buscar el punto medio: vivir puesto en la bota. En concreto una bota roja, con puntera de acero, costura en la punta y el talón y diecisé... ejem, catorce agujeros para los cordones.

5 comentarios:

Kriskros dijo...

Ya lo dijo Gotama (o Gautamá, según la fuente) la respuesta está en el camino medio. Usea, ni calvo ni con dos pelucas.

Como bien sabemos, Hitler se podía haber quedado en casa, pero para no crear martires que 40 años despues siguen chupando tetaca nostálgica. Si, estuvo feo lo que hizo, pero no he visto a nadie sacar tanto provecho de un acto tan terribleyhastaaquípuedoleer.

Me encanta tu entrada, una reflexión muy para los tiempos que corren. Y el dibujo es fetén del bueno.

Hombre Malo dijo...

¿Gotama es algún personaje de Bola de Dragón?

¿Te has dado cuenta de que si unimos el bigote de Hitler y el bigote de Cantinflas tenemos un bigote normal?

¿Este arranque antisemita se debe a alguna peli de Spielberg en mal estado?

Todo ésto me hace pensar que tengo que probar a dejarme un porno-moustache. Una vez me dejé el bigote a lo Frank Zappa y la gente decía que si era un homenaje a Emiliano Zapata.

Está feo que yo lo diga, pero también me gusta como me ha quedado la entrada, en especial el tercer párrafo, el que habla sobre no hacer nada... me lo estamparía en una camiseta, en Arial Black de por lo menos veinte puntos.

Mudo dijo...

Yo tengo una máxima: Si dudas sobre hacer o no hacer, haz. Si tienes claro que quieres hacer algo o que no quieres hacer nada, ni te plantees lo contrario. O sea, morir con la ropa puesta (pero el pijama debajo).

Pero claro, esto es para estados de ánimo normales. Si nunca quieres hacer nada o no puedes parar, hay problemas.

A veces, tras soltar estos tópicos, siento como que ya no tengo ruidos en el estomago.

Vampira dijo...

Estoy de acuerdo en que no hacer nada cansa igual e incluso más que hacer cosas, y que además, la mayoría de la gente hace las cosas de una manera un tanto regulera... es mucho mejor la meditación y el estado de concentración para que a la hora de poenrse en acción el resultado sea perfecto... o al menos casi... y esas lazadas de sus botas formen dos símbolos de infinito perfectos como el que luce Dalí en mi reclusorio también llamado blog. Alardeando de agujeros botiles por lo que veo... agradecemos su sinceridad caballero malo. Besitos :)

Hombre Malo dijo...

También habría que ver las cosas que "hay que hacer" y las cosas que "te apetece hacer". Respecto a lo primero yo soy muy de procastinar, y respecto a lo seegundo soy muy de hacer cosas en pijama. De hecho los dibujos y textos de mis blogs los realizo ataviado con una hogareña bata gris que sería la envidia de cualqiuer jubilado. Me gusta lo de morir con el pijama debajo.ES calentito.

Vampira, a decir verdad la disposición de los cordones de la bota es casual. El dibujo sale de una foto que les hice hace años a mi par de botass.