martes, 4 de septiembre de 2012

Ask and answer (asco y ansia)



Cuando hago el dibujo en Flash, en mi pantalla se ve requetebonito, pero al subirlo a blogger no consigo el punto intermedio en el que se vea bien sin que sobresalga de los márgenes del blog. O se ve chiquitico o tapa las columnas laterales rompiendo la estructura de la página. Será cosa del formato, los píxeles del demonio. O será que hace mucho que no actualizo y estoy anquilosado y entumecido.

Por cierto, ¿es un pájaro muy grande o es una muchacha muy pequeña?
Al no haber otro elemento de referencia las dimensiones pueden ser, y lo son, engañosas. Podríamos estar en Liliput o en Brobdingnag.

Y así con todo. Sin un tercer elemento que normalice las proporciones y nos dé una referencia, cualquier cosa es susceptible de infradimensionarse o sobredimensionarse. Las cosas por sí solas no tienen un tamaño, lo adquieren en relación a la realidad circundante y a la escala vigente a la sazón.

Y el contraste, el contraste también juega. Por eso algunas chicas normalitas salen con amigas feas: porque por contraste parece que están buenas. Yo tengo algunos amigos que se acercan y/o sobrepasan los dos metros de estatura y a su lado aparento una especie de Torrebruno melenudo y miope. Y mi amigo R. es más bien bajito, lo que me hace sentir a su lado como un gigante, melenudo y miope. Y cuando mi amigo R. se encuentra con los otros, los gigantes, se hostiaputiza y nos manda a todos a la mierda (verídico).

También conozco tíos que dicen preferir a mujeres con las manos pequeñas. Ahí lo dejo.

14 comentarios:

Aídious dijo...

Los contrastes son estrategias muy utiles, pero en el caso de ir con gente fea lleva consigo odio y zancadillas al guapo/a, no todo es jauja...

Hombre Malo dijo...

Como mis amigos y yo somos todos bastante feos nunca nos hemos zancadilleado. Nuestra estrategia es más sibilina: esperar a que el nivel de alcohol en sangre reduzca el baremo de exigencia de las féminas del local. Y tampoco te creas que ésto funciona...

Aídious dijo...

Esa es la cosa, juntarse entre semejantes siempre ya sea en belleza, aficiones, ideologia etc, los contrarios siempre plantean conflicto.
No hace mucho mucho me la jugo una tipa cuya unica cualidad positiva solo se encontraba en el interior de su cartera, hebria de rabia pretencia acercarse a mi para desahogarse de sus deficiencias fisicas haciendome faenas, asi se sentia bien consigo misma. Cosas extrañas, vaya

Hombre Malo dijo...

Bueno, tampoco es plan de crear guetos y autoexcluirse del resto. Yo creo que siempre me he movido en grupos heterogéneos, y las diferencias han sido enriquecedoras. Creo que la cosa está en no juntarse con gilipollas, y de ésos los hay de toda clase de belleza, ideología y colorido. Y si además van esgrimiendo el dinero como único valor, hasta luego Lucas. Y lo de esa gente que sólo se siente bien haciendo a los demás sentirse mal, para invitarles a un buen bocadillo de mierda en pan Bimbo, que se empapa y se queda blandurrio.

Hombre Malo dijo...

Lo del bocadillo de mierda en pan Bimbo me ha dado una idea... próximamente en otro blog...

Aídious dijo...

si, juntarse con gilipollas es lo que trae problemas. y es el unico grupo al que hay que excluir de la heterogeneidad :P

Kriskros dijo...

Para mi, todo es una mierda. Si me junto en un bar con gente más bajita que yo, no los oigo. Si son más altos (que no suele pasar) me duele el cuello. Si son gilipollas hay dos opciones: si son bajitos, intento peerme en su cara. Si son altos, les digo "Mira!" señalando algo detrás de ellos y cuando miran me voy.

Como saludo en algún sitio de alta alcurnia me parece fetén. Pan Bimbo con mierda a todos (nótese el tono Peter Griffin)

Hombre Malo dijo...

Y si además de ser más bajitos que tú, como es mi caso, tienen la voz aflautada y son incapaces de elevar el volumen, como también es mi caso, la comunicación se vuelve dificilísima. Aprendamos lenguaje de signos y comuniquémonos haciendo katas de kung fu en el aire.

Entre eso y vigilar la puerta por si aparece Perez-Reverte con un cuchillo, entiendo que estés incómodo en los bares.

El canapé de hez es el futuro de la gastronomía.

Mudo dijo...

A mí lo que me ha encantado es que el propio autor del dibujo disgregue sobre si el pájaro es grande o la chica es pequeña.

Y que de la disgresión salga la comparación. Y de la comparación las amistades comparadas, la misantropía Kriskroseña y demás...

Si lo has hecho todo como un plan, me quito el sombrero. Si ha salido así, me quito de debajo del sombrero. Que lo mismo es la parte fija de la foto. Y no yo.

Hombre Malo dijo...

Agradecidísimo por tu comentario, Mudo. La mecánica que suelo seguir en este blog es hacer primero el dibujo y al subirlo escribir el texto como me venga, y lo cierto es que de este texto estoy bastante orgulloso, no cambiaría ni una coma. Es un texto cortito y sencillo, pero me gusta como ha quedado y las ideas que lanzo al aire. Y los comentarios, lo realmente bueno son los comentarios, es lo que le da la vidilla, bien lo sabes. Muchas veces repaso entradas antiguas de éste y mis otros blogs y releo los comentarios, hay auténticas perlas.

Por cierto, es hora de que Kriskros y tú empecéis a escribir lo que sea donde sea. Y si hay que echar una mano, un codo o un higadillo, pues se echa, pardiez.

Don_Mingo dijo...

Yo diría que ella es la pequeña... si le quitamos el pájaro y la comparamos con el sol sigue pareciendo pequeña, no? En las fotos donde salen personas el sol no aparece como una bola tan grande con respecto al cuerpo, creo (tengo esa impresión, pero no lo juraría ante un juez)

Y por no mearme fuera y seguir el hilo de la conversación: la chica va con el pájaro para sentirse guapa, o es al revés?

Hombre Malo dijo...

A lo mejor el pájaro va con la mini chica para sentirse grande y majestuoso. O a lo mejor la chica un dia perdió su mini bicicleta y su mini ropa y el pájaro fue el único medio de transporte que encontró para acercarse al Lidl a comprarse unas bragas baratas y algo de chocolate belga...

No lo sé, yo tampoco lo juraría delante de un juez. Yo procuraría no tener que jurar nada delante de un juez...

Vampira dijo...

Lo cierto es que si decartamos bajitos, altos, gilipollas, feos, guapos, ricos y comedores de pan bimbo pues al final se queda uno sólo, no?... ahora me explico mi situación... mediatré sobre ello... su entrada muy divertida y los comentarios igual :D.

Saluditos

Hombre Malo dijo...

Me ha recordado usted, mi querida Uve, a Ignatius Reilly en "La conjura de los necios": "sólo me relaciono con mis iguales, y como no tengo iguales, no me relaciono con nadie".

Con lo bonito que es "ajuntarse" todos con todos.